La pintura al polvo representa una forma más de recubrir cualquier elemento dándole un aspecto mejorado además de aumentar su protección.

Existen numerosas dudas sobre la pintura al polvo que aclararemos a través de este artículo en forma de diferentes cuestiones sobre la también llamada pintura electroestática.

La pintura se adhiere a la superficie de las piezas metálicas a pintar gracias a su carga electroestática

¿De qué se compone la pintura al polvo?
Está compuesta de resinas poliméricas mezcladas con pigmentos, modificadores de flujo, agentes niveladores y enlazadores, … que son molidos uniformemente creando un polvo que usaremos como base principal para el proceso de pintado al polvo.

¿Cómo se emplea la pintura al polvo?
Mediante una pistola se efectúa un proceso de pulverización electroestática. Dicha pistola ejerce una carga electroestática a las partículas de polvo que contiene para que éstas se impregnen en la superficie de la pieza a pintar por atracción.

 

¿Cuánto tarda en secar la pintura al polvo?
La temperatura adecuada para el secado de la pintura al polvo aplicada a cada pieza dependerá del grosor del elemento a cubrir aunque podrían ser de aproximadamente unos 200º durante unos 13 minutos.

La aplicación de la pintura al polvo implica numerosas ventajas frente a otras técnicas de pintado de metales

¿En qué sectores se aplica habitualmente la pintura al polvo?
Muchas son las superficies en donde se aplica la pintura al polvo gracias a la alta resistencia que le aporta además de ser un recubrimiento industrial bastante asequible. Es habitual aplicarla en sectores como manufacturas de acero, metales, aluminios, sector mobiliario, maquinaria industrial, etc… estando muy presente en numerosos sectores.

 

¿Qué ventajas y beneficios aporta la aplicación de pintura al polvo?
Muchos son los beneficios de su aplicación como por ejemplo, la obtención de espesores homogeneos sin necesidad de recubrimientos previos anticorrosión, la posibilidad de ejecutar volúmenes amplios de pintado, se recupera la pintura que no se ha depositado en la superficie de los elementos a pintar, no es inflamable, el proceso de pintado se puede aumatizar de manera sencilla, etc…

 

En Lepoxi somos expertos en cuestiones sobre pintura al polvo y en la ejecución de proyectos para el recubrimiento de metales.